“ESCUELA FEMINISTA INTERPROVINCIAL TUPANAKUY” RESISTENCIA COLECTIVA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La escuelita fue diseñada con el propósito de tejer redes desde nuestros feminismos en provincias y construir aprendizajes colectivos a partir del diálogo y el compartir saberes, experiencias y sentires de nuestras historias y creatividades.

En el proceso encontramos mucho más, hallamos complicidades y amores, y a pesar de las distancias geográficas que nos envolvían compartimos nuestras alegrías y nuestros dolores, hablamos sobre nuestras dudas y nuestros miedos, juntxs aprendimos y fortalecer nuestras luchas y resistencias como mujeres jóvenes feministas, cuerpas racializadas y disidentes sexuales en el que nos acompañamos y revitalizamos para seguir resistiendo a las múltiples e históricas opresiones heteropatriarcales, coloniales, racistas, centralistas y fundamentalistas que nos atraviesan y buscan silenciar y coactar nuestros imaginarios, nuestras realidades y nuestras libertades.



 

Conectamos nuestras mentes y nuestros corazones, en cada taller, con nosotrxs mismxs, entre nosotrxs y con nuetrras ancestras en las que hallamos seres espirituales que hoy acompañan nuestros dolores y nos impulsan a seguir, abrazamos a nuetrxs niñxs internxs que no pudieron ser por verse obligadas a ser adultas cuando no era su tiempo, jugamos con ella y nos reconciliamos con partes de nuestrxs cuerpxs, cantamos canciones que nos salieron desde las entrañas y explotamos nuestra creatividad silenciada para corear juntxs una canción colectiva.

Hicimos mágia juntxs, y construimos juntas una conexión más profunda con el valor de nuestras existencias y de nuestras resistencias, compartiendo estrategias de autocuidado y creación colectiva con propuestas narrativas propias de nuestros territorios y vivencias cotidianas, a partir de las artes, la ancestralidad y las herencias que nos dejaron nuestras abuelas, y la potente diversidad que hay en nuestras culturas, para forjar un presente y un futuro donde podamos vivir vidas libres, plenas y llenas de amor, gozo y placer feminista

Con o sin pandemia tejimos una red hermosa  y una memoria de nuestras luchas y resistencias.